Atender a los civiles heridos en Ucrania, una “pesadilla”

Una paciente anciana es trasladada en camilla hasta un tren medicalizado de evacuación gestionado por Médicos Sin Fronteras en la estación de tren de Pokrovsk, en el este de Ucrnaia, el domingo 29 de mayo de 2022. Esperan en sillas de ruedas y en camillas, en ambulancias y en andenes de estación. Personal médico coloca rampas y lleva a los pacientes al tren medicalizado que los llevará al oeste, lejos de los combates que asolan el este de Ucrania. (AP Foto/Francisco Seco)

Esperan en sillas de ruedas y en camillas, en ambulancias y en andenes de estación. Personal médico coloca rampas y lleva a los pacientes al tren medicalizado que los llevará al oeste, lejos de los combates que asolan el este de Ucrania.

El tren gestionado por la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) es una línea de salvación para hospitales sobrepasados en ciudades y pueblos cerca de las líneas del frente en Ucrania, que luchan por atender al aluvión de heridos de la guerra además de a los enfermos habituales.

“Desde que comenzó la guerra, la capacidad hospitalaria en el este está bajo presión”, dijo Yasser Kamaledin, coordinador de proyectos de emergencias de MSF para el tren de evacuación médica, que incluye una unidad de cuidados intensivos.

“La idea de esta actividad es apoyar a los hospitales que están más cerca del frente, liberar algo de capacidad de camas para que puedan recibir más pacientes de los ataques, del conflicto, pero también a otros pacientes crónicos”, dijo Kamaledin.

Desde que empezó a operar el 31 de marzo, el tren ha trasladado a casi 600 personas a hospitales en zonas más seguras en el oeste de Ucrania, una treintena de ellos el pasado domingo.

Uno era Mykola Pastukh, de 40 años. El sábado resultó herido por un mortero cerca de Sievierodonetsk cuando intentaba llevar ayuda humanitaria a la ciudad, sometida a un intenso ataque de fuerzas rusas en su ofensiva para tomar territorio ucraniano en el este.

Aún tenía metralla dentro, dijo mientras esperaba de pie en el andén, con el brazo derecho protegido en un cabestrillo bajo la camisa. Necesitaba cirugía, pero el hospital Lysychansk, una ciudad cerca de Sievierodonetsk que también sufre intensos ataques rusos, simplemente no tenía capacidad para ello. De modo que lo evacuaban a Leópolis, en el oeste de Ucrania, para la operación.

Otros trenes convencionales de evacuación llevan enfermos y ancianos al oeste, pero el de MSF tiene equipamiento especial para atender a los pacientes.

La presión sobre los hospitales orientales de Ucrania es evidente sobre todo tras un ataque, cuando llega una víctima detrás de otra.

La semana pasada, médicos de la localidad de Pokrovsk empujaban al hospital la camilla de un paciente con heridas graves en la cabeza, mientras médicos con la mandíbula apretada por la tensión clasificaban a los pacientes heridos por dos cohetes.

Sólo había un puñado de heridos. Pero el hospital está al límite. Opera con la mitad del personal que tenía antes, con sacos terreros apilados contra las ventanas cubiertas de tablones.

Antes de la guerra, “cuando había trabajo normal, teníamos 10 cirujanos, ahora tenemos cinco”, dijo el doctor Ivan Mozhaiev, de 32 años. Es el único cirujano que queda de los cinco que tenía su departamento.

El cambio radical en la naturaleza de su trabajo desde que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero ha añadido una carga extra a los médicos y enfermeras que permanecen en hospitales cerca de los combates.

“Antes atendíamos a la gente por enfermedades, en ocasiones había (casos de) trauma. Ahora tenemos que atender a gente por heridas de bala”, dijo el doctor Viktor Krikliy, responsable de cirugía en un hospital en la ciudad oriental de Kramatorsk.

Esa ciudad también sufre ataques. Más de 50 personas murieron y más de 100 resultaron heridas el 8 de abril cuando un misil golpeó la estación de tren.

Muchos trabajadores médicos se han marchado y el hospital ha tenido que cerrar varios departamentos, aunque sigue atendiendo a personas de la ciudad y de poblaciones cercanas. La sección donde trabaja Krikliy tiene dos departamentos de cirugía, que solían tener 15 cirujanos cada uno. Ahora sólo hay seis en cada uno. Ocurre lo mismo con las enfermeras, y los departamentos trabajan con aproximadamente la mitad del personal que tenían antes de la guerra.

El hospital de Kramatorsk, en la región de Donetsk, ya había tenido que lidiar con heridas de guerra. La región, junto con la vecina Luhansk, forma el Donbás, donde separatistas con apoyo ruso combaten contra fuerzas ucranianas desde 2014 y controlan zonas del este de Ucrania.

Krikliy también tuvo que operar a los heridos al inicio de esos combates, “pero la escala entre entonces y ahora es incomparable”, dijo. En 2014 eran soldados, pero esta es la primera vez que el personal médico de Kramatorsk ve muchos civiles heridos.

“No podíamos siquiera soñar en la pesadilla más terrible” que los civiles en Ucrania sufrirían heridas tan espantosas, señaló, y describió cómo había tenido que operar a niños pequeños a los que las explosiones les habían arrancado miembros.

Pese al peligro y al coste emocional que supone trabajar en esas condiciones, Krikliy no tiene intención de marcharse.

“Somos cirujanos. Nuestra labor es operar a la gente y tratarla. Si todo el mundo se marcha, ¿quién se supone que va a hacer el trabajo?”, dijo. “Nadie dice que seamos un escuadrón suicida o que busquemos una forma de morir en algún sitio. Pero (…) hacemos nuestro trabajo. Y seguiremos haciéndolo”.

Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*