Militares de Myanmar torturan y matan a niños: “Les sacan las uñas y los dientes durante los interrogatorios”

Esta foto aérea tomada el 29 de octubre de 2021 muestra humos e incendios de Thantlang, en el estado de Chin, donde más de 160 edificios han sido destruidos por los bombardeos de las tropas militares de la Junta, según medios locales. | STR/AFP a través de Getty Images

La junta nacionalista budista de Myanmar ha atacado desproporcionadamente a las minorías religiosas, incluidos los cristianos, y ha atacado y asesinado brutalmente a cientos de niños desde el golpe militar del año pasado, según múltiples informes, incluido el de la ONU, que dijo que las atrocidades constituyen crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra.

Tom Andrews, el relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar, dijo en un informe que “los implacables ataques de la junta contra los niños subrayan la depravación y la voluntad de los generales de infligir un sufrimiento inmenso a las víctimas inocentes en su intento de subyugar al pueblo de Myanmar”. Birmania”.

Centrándose en el asesinato de niños, el relator de la ONU dijo durante su investigación para el informe: “Recibí información sobre niños que fueron golpeados, apuñalados, quemados con cigarrillos y sometidos a simulacros de ejecución, y a quienes les arrancaron las uñas y los dientes. fuera durante largas sesiones de interrogatorio.”

En los últimos 16 meses, el ejército ha matado al menos a 142 niños en Myanmar, agregó el informe de la ONU. “Más de 250.000 niños han sido desplazados por los ataques militares y más de 1.400 han sido detenidos arbitrariamente. Según los informes, al menos 61 niños, incluidos varios menores de 3 años, están retenidos como rehenes. La ONU ha documentado la tortura de 142 niños desde el golpe”.

Andrews dijo: “Los ataques de la junta contra los niños constituyen crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra. El líder de la junta, Min Aung Hlaing, y otros artífices de la violencia en Myanmar deben rendir cuentas por sus crímenes contra los niños”.

El relator especial pidió un cambio en el enfoque de la comunidad internacional sobre el golpe y las atrocidades de la junta, diciendo que el enfoque existente había fallado. “Los Estados deben tomar medidas coordinadas inmediatas para hacer frente a una crisis política, económica y humanitaria cada vez mayor que está poniendo a los niños de Myanmar en riesgo de convertirse en una generación perdida”.

Agregó: “Por el bien de los niños de Myanmar, los estados miembros, las organizaciones regionales, el Consejo de Seguridad y otras entidades de la ONU deben responder a la crisis en Myanmar con la misma urgencia con la que han respondido a la crisis en Ucrania”.

Según el informe, la junta ha privado “intencionalmente” a los niños de sus derechos humanos fundamentales a la salud, la educación y el desarrollo, con un estimado de 7,8 millones de niños sin escolarizar.

“Tras el colapso del sistema de salud pública desde el golpe, la Organización Mundial de la Salud proyecta que 33.000 niños morirán de muertes prevenibles en 2022 porque no han recibido las vacunas de rutina”, agregó.

Días después de la publicación del informe de la ONU, International Christian Concern, un organismo de control de la persecución con sede en EE. UU., también llamó la atención sobre una iglesia católica que fue incendiada en el estado de Kayah por el ejército del país, llamada Tatmadaw.

La iglesia St. Matthews fue incendiada por soldados de la junta el miércoles pasado, dijo ICC.

“Este es uno de los muchos ataques contra los creyentes cristianos desde la toma militar del gobierno elegido democráticamente”, dijo ICC, explicando en otra declaración sobre el sufrimiento de los niños y las minorías religiosas que “la destrucción de los lugares de culto indica el deseo de la junta de difundir el religión budista y detener a los cristianos que apoyan a las fuerzas de defensa locales contra el golpe”.

Anteriormente conocido como Birmania, el país del sudeste asiático alberga la Guerra Civil más larga del mundo, que comenzó en 1948.

El conflicto entre el ejército del país, conocido localmente como Tatmadaw, y las milicias de minorías étnicas se intensificó después del golpe militar del 1 de febrero de 2021, ya que las milicias étnicas han estado apoyando a los manifestantes a favor de la democracia. Las zonas de conflicto se encuentran a lo largo de las fronteras de Myanmar con India, Tailandia y China.

Los cristianos representan poco más del 7% de la nación mayoritariamente budista. Pero los cristianos son mayoría en el estado de Chin, que limita con la India, y el estado de Kachin, que limita con China, y constituyen una parte sustancial de la población del estado de Kayah, que limita con Tailandia.

Myanmar ocupa el puesto número 12 en la Lista Mundial de Vigilancia 2022 de Open Doors USA de 50 países donde los cristianos enfrentan la persecución más severa. El nivel de persecución en Myanmar es “muy alto” debido al nacionalismo budista. Birmania es reconocida por el Departamento de Estado de los EE. UU. como un «país de especial preocupación» por violaciones atroces de la libertad religiosa.

Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*