Palestinos buscan lograr el estatus de Estado miembro de la ONU, pero la ley de EE.UU. se opone

El embajador palestino ante las Naciones UnidasRiyad Mansour, vuelve a solicitar el estatus de Estado miembro de pleno derecho en la ONU, pero Ramallah se enfrenta a una ardua batalla sin el apoyo de Estados Unidos, que ha aprobado leyes destinadas a frustrar dicho esfuerzo.

En una entrevista concedida el lunes a The Times of IsraelMansour argumentó que la nueva iniciativa «salvaría la solución de los dos Estados» y serviría de contrapeso a las medidas unilaterales adoptadas por Israel en Jerusalén Este y Cisjordania, que han dañado las perspectivas de que el marco pueda llegar a aplicarse.

«Tal vez ayude a Israel despertando a sus dirigentes para que celebren negociaciones», dijo Mansour.

El enviado palestino sostuvo que conceder al Estado de Palestina el estatus de miembro de pleno derecho sería también coherente con la política de la administración Biden de impulsar «medidas prácticas» destinadas a crear un terreno más fértil para una solución de dos Estados en ausencia de negociaciones entre las partes sobre las cuestiones relativas al estatus final.

Pero reconoció que convencer a EE.UU. y a otros miembros del Consejo de Seguridad para que la iniciativa se someta a votación en la Asamblea General requerirá mucho trabajo.

Dada la sensibilidad política de tal medida, Mansour se negó a ofrecer un calendario para cuando su oficina presentaría formalmente una resolución al Consejo de Seguridad, diciendo que los palestinos todavía estaban en consultas con varios estados miembros y que avanzarían la medida «cuando sintamos que la situación está madura».

Un objetivo no alcanzado en el pasado

Este no es el primer intento de Ramallah de convertirse en un Estado miembro de pleno derecho de la ONU. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, presentó una solicitud para obtener el estatus en 2011, pero el esfuerzo no pasó por el Consejo de Seguridad, en gran parte debido a la oposición de la administración de Barack Obama.

La política de EE.UU. ha mantenido durante mucho tiempo que conceder a los palestinos la condición de miembros de los organismos de la ONU que reconocen su estado en Jerusalén Este, Cisjordania y la Franja de Gaza serviría para dar un giro contraproducente a las negociaciones con Israel.

Abbas se conformó con solicitar el estatus de Estado observador, que le fue concedido por abrumadora mayoría en 2012 por la Asamblea General. La medida fue en gran medida simbólica, pero ha llevado a los palestinos a adherirse a más de 100 tratados y convenciones internacionales como Estado parte.

Sin embargo, un año antes, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) votó a favor de la adhesión del Estado de Palestina. Esto desencadenó una legislación del Congreso que exigía el corte de la financiación estadounidense a la agencia.

El anterior presidente, Donald Trump, retiró a Estados Unidos de la UNESCO por completo en 2019 por su supuesto sesgo antiisraelí, pero su sucesor, Joe Biden, ha tomado medidas para reincorporarse a la agencia con el fin de contrarrestar la influencia de China. Los demócratas del Congreso, bajo su dirección, han presentado una medida que permitiría a EE.UU. reincorporarse a la UNESCO, con la condición de que los palestinos no se incorporen a otros organismos de la ONU.

A lo largo de los años, el Congreso ha añadido cláusulas a la legislación presupuestaria anual, que privarían a la Autoridad Palestina de la ayuda estadounidense si obtiene el estatus de miembro de la ONU.

Biden ha anunciado unos 500 millones de dólares en este tipo de ayuda desde que asumió el cargo y es probable que esa asistencia no se vea afectada si los palestinos obtienen el estatus de miembro de pleno derecho.

No puede decirse lo mismo de la ayuda estadounidense a la ONU. La Ley de Autorización de las Relaciones Exteriores aprobada en 1990 prohíbe la financiación de Estados Unidos «para las Naciones Unidas o cualquier organismo especializado de las mismas que conceda a la Organización para la Liberación de Palestina el mismo estatus que a los Estados miembros».

Mansour sostuvo que la legislación estadounidense se refiere a la OLP, mientras que su oficina es el órgano representativo del Estado de Palestina. Sin embargo, Estados Unidos no reconoce a Palestina como Estado. La resolución de la Asamblea General de la ONU de 2012 que concedía a Ramallah el «estatus de Estado observador no miembro» estipulaba que su misión se referiría a Palestina, pero esto no sería con «perjuicio del estatus de observador y de las funciones de la OLP dentro de las Naciones Unidas».

Mansour dijo que «habrá cerca de 180 países, si no más, que estarán encantados de aceptar admitirnos como Estado miembro de pleno derecho», y añadió que sus colegas del Consejo de Seguridad también han respondido «con entusiasmo» a la iniciativa.

«Se han sentido frustrados por el estancamiento en el que reiteran las cosas correctas pero no ven cambios positivos sobre el terreno. Ven esto como una iniciativa que podría crear una dinámica nueva y positiva», dijo.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo a The Times of Israel que, aunque Estados Unidos sigue comprometido con la solución de los dos Estados y trata de acercar a palestinos e israelíes a ese objetivo, «el único camino realista hacia una paz integral y duradera que ponga fin a este conflicto de forma permanente es a través de negociaciones directas entre las partes».

«No hay atajos para la creación de un Estado palestino fuera de las negociaciones directas entre las partes», añadió el portavoz en respuesta a una pregunta sobre si la administración Biden apoya el intento palestino de obtener el estatus de miembro de pleno derecho en la ONU.

Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*