Putin insinúa que pondrá fin a la guerra en Ucrania

Si Ucrania puede mantener su resistencia a la ofensiva rusa, es probable que influya en la situación de Taiwán.

En una declaración anterior, el presidente Putin había dicho que Rusia no podía luchar contra la resistencia conjunta de las potencias europeas combinadas, pero que Rusia gozaba de una disuasión nuclear superior.

En otras palabras, quiso decir que si los miembros de la OTAN se volvían abrumadoramente fuertes para castigar a la fuerza de combate rusa, a Moscú sólo le quedarían las opciones nucleares, lo que significaría la Tercera Guerra Mundial.

Hay que recordar que sólo recientemente las tropas ucranianas han sido capaces de hacer retroceder a los rusos y recuperar grandes extensiones de terreno en el este de Ucrania.

Los países occidentales han colmado de elogios a las tropas ucranianas. Además, el presidente Biden anunció un paquete de 600 millones de dólares a Ucrania para renovar sus fuerzas de resistencia con armas más sofisticadas y letales.

Cabe recordar que sólo uno o dos días después de la conclusión de la Cumbre de Samarcanda, el presidente Biden advirtió a Rusia que no pensara en utilizar armas químicas y biológicas en la guerra que mantiene con Ucrania.

Evidentemente, las agencias de inteligencia norteamericanas han hecho un profundo sondeo de los futuros planes de guerra de Rusia.

Si Ucrania puede mantener su resistencia a la ofensiva rusa, es probable que influya en la situación de Taiwán. Servirá de acicate a Estados Unidos para acelerar la agenda antichina entre las secciones proamericanas de Taiwán.

El escenario de la Tercera Guerra Mundial significaría las batallas decisivas en el Océano Índico o en el Mar de China. Esto no es un buen augurio para China en la situación general que prevalece en esa parte de Asia.

Si Ucrania puede mantener su resistencia a la ofensiva rusa, es probable que influya en la situación de Taiwán. Servirá de acicate a Estados Unidos para acelerar la agenda antichina entre las secciones proamericanas de Taiwán.

El escenario de la Tercera Guerra Mundial significaría las batallas decisivas en el Océano Índico o en el Mar de China. Esto no es un buen augurio para China en la situación general que prevalece en esa parte de Asia.

Estas son preocupaciones genuinas y pragmáticas para China, y las ha transmitido a Putin en una reunión crucial en Samarcanda.

En segundo lugar, las observaciones del primer ministro Modi en el curso de su reunión bilateral paralela con Putin en el contexto del conflicto ucraniano son también muy significativas.

Rusia es un amigo íntimo de India, y sus relaciones amistosas han sobrevivido a muchas vicisitudes de la historia. Occidente siempre ha asociado a India con el impacto de la ideología socialista y la cercanía a Rusia.

Pero a pesar de la historia de la cooperación entre Rusia e India, Modi pronunció con mucha franqueza la significativa frase a Putin. Dijo: “Esta no es la era de la guerra, sino del diálogo”.

Esta única frase contiene un conjunto de sugerencias de forma amistosa. Estados Unidos y la UE deberían entender que India puede no haber firmado la resolución de condena contra Rusia, pero ha utilizado su buena voluntad para inculcar a Putin que la guerra no es la solución de ningún problema.

Repitió que el diálogo, la diplomacia y la democracia son las palabras clave con la sociedad más joven de los tiempos contemporáneos. Indirectamente, Modi le dijo a Putin que la opción del diálogo con las autoridades ucranianas era la adecuada para hacer frente a las recalcitrantes autoridades ucranianas.

La diplomacia habría implicado abordar la cuestión con los principales actores o partes interesadas y con aquellos que, en el panorama político, se han asignado intereses en el conflicto.

Y en lo que respecta a la democracia, la idea es un trapo rojo para el toro. El espíritu de la democracia es imperecedero. Putin no pudo convencer a Modi de que Moscú actuó correctamente en Ucrania.

Sólo los buenos y sinceros amigos le dirían a Putin que ha actuado mal en Ucrania y, sin embargo, seguiría siendo el aliado asiático más importante de Rusia. Esto explica que la relación entre India y Rusia haya alcanzado la mayoría de edad y la serenidad.

La pregunta que pueden hacerse los observadores políticos es la siguiente “¿La cautela de China e India va a influir en el futuro curso de la guerra de Ucrania o no? Pues bien, la respuesta honesta sería que la India y, para el caso, también China, han respondido a su conciencia interior y la han transmitido con palabras sutiles pero claras al presidente Putin.

La decisión depende de él. Pero también hemos observado que, en respuesta a la declaración de Modi, Putin dijo con cierta impotencia que está a favor de un diálogo para resolver el estancamiento, pero “ellos (refiriéndose a las autoridades ucranianas) quieren resolverlo sólo con el uso de la fuerza”.

Hemos escuchado a menudo al presidente ucraniano, Volodymyr Zelenski, decir que quiere dialogar con el presidente ruso a petición de éste. Tendrá que abandonar la actitud agresiva y observar las normas establecidas del arte del Estado.

El verdadero trabajo de campo en estos casos lo llevan a cabo los emisarios acreditados de los respectivos países. La reunión individual de los Jefes de Gobierno/Estado es una formalidad reconocida, y los canales de televisión se limitan a mostrar los apretones de manos y las cortesías que se intercambian al más alto nivel.

Creemos que lo más probable es que Moscú revise su política y su guerra contra Ucrania y proponga un alto el fuego. Las dos partes tendrán que sentarse a la espera de una fórmula mutuamente aceptada para salir de la crisis y avanzar.

Afortunadamente, de la Cumbre han salido suficientes pistas que sugieren que se enmarcará una revisión de las políticas, los planes y los acuerdos, teniendo en cuenta la gran amenaza de que la Tercera Guerra Mundial consuma a una gran parte de la humanidad en el menor tiempo posible.

El comercio de armas nucleares, químicas o biológicas como regalo de una tecnología avanzada no es un arma con la que sus poseedores puedan jugar. Será la autodestrucción.

Sí, hay dos cuestiones de suma importancia si queremos que la normalidad prevalezca en una era de emociones sobrecargadas a nivel regional y mundial. En primer lugar, la ONU debe utilizar su poder e influencia para imponer la prohibición de las guerras por delegación, que están en el origen de los conflictos regionales, ya sea entre Irán y Arabia Saudita, Irán e Israel, India y Pakistán, o entre Estados Unidos y Rusia.

En segundo lugar, hay que desarrollar un mecanismo para acabar con el síndrome de las sanciones, porque ha causado estragos no sólo en el país implicado, sino también en la vasta y desprevenida humanidad en general.

Todas las partes y todos los grupos tienen que mostrar un gran respeto por los derechos humanos y no seguir su propio mecanismo para escabullirse de las sanciones impuestas.

Hay que identificar a los interlocutores para que asuman la misión.

Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*