Turquía e Israel quieren crear vínculos duraderos que modifiquen la región

Se ha dado un paso decisivo que podría tener importantes ramificaciones para Oriente Medio, ya que los “enemigos” han acordado intercambiar enviados, culminando un largo proceso de reconciliación.

Más de dos años después de que Ankara avergonzara públicamente al enviado de Israel a su salida del país, Israel y Turquía acordaron el miércoles restablecer relaciones diplomáticas plenas.

Como era de esperar, esta nueva sintonía no se extiende a todos los temas, especialmente en lo que se refiere a los palestinos.

Sin embargo, esto indica que comparten suficientes puntos en común en cuestiones críticas para avanzar en una agenda bilateral constructiva. También quieren hacerlo de forma que la relación no se desmorone a la primera señal de problemas.

Según Nimrod Goren, presidente de Mitvim – The Israeli Institute for Regional Foreign Policies, “esto demuestra la capacidad de los países para tratar los desacuerdos y crear marcos para que estos se discutan sin que ello arruine la relación bilateral, como ocurrió en años anteriores”.

Los beneficios potenciales tanto para Jerusalén como para Ankara de esta nueva conexión son enormes, especialmente si se tiene en cuenta la creciente red de aliados árabes de Israel.

Al mismo tiempo que puede ayudar a Turquía a salir de su exilio internacional, tiene el potencial de remodelar los lazos en todo Oriente Medio.

Un movimiento de avance consistente encabezado por Herzog

En 2010, después de que las fuerzas israelíes atacaran una flotilla que en su rumbo a Gaza pretendía romper el bloqueo israelí, matando a 10 islamistas turcos, los países retiraron a sus embajadores en señal de protesta.

Cuando la respuesta de Israel a los intentos islamistas de infiltración masiva desde Gaza se saldó con la muerte de cientos de palestinos, el deshielo entre ambos países que había comenzado en 2016 se disolvió rápidamente.

Erdogan, de Turquía, calificó a Israel de país “asesino de niños”, mientras que Netanyahu, de Israel, acusó a Erdogan de matar al pueblo kurdo.

Un avión de El Al llegó a Turquía por primera vez en 10 años en mayo de 2020 como parte de una operación de traslado de suministros médicos a Israel durante el momento álgido de la pandemia de COVID-19. Este fue el primer paso en el largo camino que llevó al anuncio del miércoles.

En los meses siguientes, Turquía demostró ser el socio más ansioso a pesar de su precaria posición regional, sus problemas económicos y la presencia de un presidente potencialmente hostil en la Casa Blanca. Israel se contentó con esperar y ver, disfrutando del desarrollo de conexiones con los adversarios de Turquía y exigiendo pruebas de que Ankara no daría un giro de 180 grados.

Con un nuevo gobierno israelí en funciones y el presidente Isaac Herzog desempeñando un papel diplomático activo, el impulso ha aumentado durante el último año. Tras la toma de posesión de Herzog, Erdogan llamó para felicitarle y ambos acabaron hablando durante 40 minutos.

Tras el fallecimiento de la madre de Herzog, cuando a Erdogan se le diagnosticó COVID, y cuando hubo violencia en Jerusalén durante el Ramadán, los dos presidentes hablaron con frecuencia. Una pareja de israelíes que había sido encarcelada bajo sospecha de espionaje en Turquía fue finalmente liberada, gracias en gran parte a las conexiones de Herzog con Erdogan.

Asimismo, en marzo, Herzog viajó a Ankara para reunirse con Erdogan, donde fue recibido con una guardia de honor y una banda que tocó el himno nacional israelí, algo que no sucedía desde la visita del primer ministro Ehud Olmert en 2008.

Después de que Herzog sentara las bases, los altos funcionarios de ambos países se reunieron. Mevlut Cavusoglu, ministro de Asuntos Exteriores de Turquía y aliado de Erdogan, se reunió con su homólogo israelí Yair Lapid en Jerusalén en mayo, antes de que Lapid se convirtiera en ministro de Asuntos Exteriores de Israel y posteriormente en primer ministro.

Tras los intentos iraníes de atentar contra israelíes en Turquía al mes siguiente, Lapid estuvo junto a Cavusoglu en Ankara para elogiar la colaboración en materia de seguridad de ambos países.

Durante la visita de ambos diplomáticos se acordó un procedimiento gradual para el regreso de los embajadores.

Los funcionarios de los más altos niveles del gobierno comenzaron a hacer progresos concretos mientras conferenciaban. Israel y Turquía firmaron en julio el marco de un nuevo acuerdo de aviación civil que sustituye a un pacto anterior que se remonta a 1951. También se reabrirá la oficina económica de Israel en Estambul, que llevaba tres años cerrada, según confirmó el Ministerio de Economía.

Los avances constantes iban acompañados de la posibilidad de sufrir graves contratiempos. En su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2020, Erdogan condenó la “opresión” de Israel sobre los palestinos y sus “violaciones” en Jerusalén. Además, la extraña detención de los turistas israelíes en noviembre de 2021 supuso una amenaza para el desarrollo.

Durante los tres días que duró la Operación Amanecer en Gaza este mes, Erdogan fue muy crítico con Israel. Dijo que las actividades de Israel en Gaza han sido condenables. Declaró: “Matar niños no tiene justificación”.

Sin embargo, con el objetivo compartido de llevar el proceso de reconciliación a un final feliz, ambas partes manejaron estas crisis con gracia y discreción.

Hubo argumentos de peso a favor de su actuación.

Cambios en la conversación estratégica

Con la caída de los regímenes árabes suníes en todo Oriente Medio tras la llamada Primavera Árabe, Erdogan ha abogado por un orden regional basado en el Islam político, prestando su apoyo a los Hermanos Musulmanes en Egipto y al partido islamista Ennahda en Túnez.

Pero las fuerzas autoritarias afines a Occidente contraatacaron y los vecinos regionales de Turquía se unieron para contrarrestar la amenaza que suponía Ankara. Turquía, que se siente cada vez más aislada y se enfrenta a crecientes dificultades económicas, ha decidido seguir una nueva dirección en su política exterior.

Jerusalén se complació en mostrar su valía como socio regional, alineándose con los países opuestos a Turquía a lo largo de los más de diez años de tensiones con Ankara.

A través del Foro de Gas EastMed, los oponentes europeos de Turquía unieron fuerzas con Grecia, Chipre, Egipto, Jordania e Israel para trabajar juntos en el ámbito del gas natural. Aunque es muy dudoso que el gasoducto propuesto por la alianza para Europa llegue a construirse, se han sentado las bases para otras formas de cooperación energética.

La alianza de Israel con los Emiratos Árabes Unidos (EAU), rival de Turquía, Bahrein y Marruecos, se consolidó con los Acuerdos de Abraham, y desde entonces ha crecido. El gobierno del vicepresidente estadounidense Joe Biden ha dado todo su apoyo a la ampliación de la coalición de los Acuerdos de Abraham, que incluye a Egipto y Jordania.

Turquía pretende dejar de estar en el margen acercándose a Israel.

Turquía necesita inversiones extranjeras más allá de salir de su aislamiento diplomático. Mientras la economía turca sigue sintiendo las consecuencias de la epidemia, sus recursos extranjeros netos globales han disminuido casi un 50 % en los últimos cinco años, y la inversión extranjera directa ha disminuido un 38 % durante el mismo periodo. La tasa de inflación de Turquía alcanzó en marzo su nivel más alto en 24 años, el 80 %.

La popularidad de Erdogan entre la clase trabajadora turca depende de su capacidad para mantener el crecimiento económico, por lo que atraer nuevas inversiones extranjeras es una prioridad absoluta para el líder turco.

El restablecimiento de la comunicación con Israel es el tipo de muestra tranquilizadora de normalidad que puede atraer la inversión extranjera.

“En respuesta a las crecientes necesidades energéticas de Europa, Israel está explorando la posibilidad de transportar su gas natural al continente. Tanto los turcos como los turcochipriotas ven con buenos ojos cualquier tipo de gasoducto”, declaró Yusuf Erim, analista de Turquía en TRT World, a The Times of Israel.

Además de recuperar una mayor cuota del lucrativo mercado aéreo entre ambos países, Jerusalén está deseando ampliar los lazos de seguridad con otro país preocupado por la actividad iraní en la región.

El restablecimiento de las relaciones provocará una gran conmoción en la zona.

Goren sostuvo que una vez que los embajadores regresen, las dos partes podrán reanudar su compromiso estratégico.

La seguridad de Israel es cada vez más precaria a medida que surgen nuevas naciones que llenan el vacío dejado por la retirada de Estados Unidos de Oriente Medio. Israel puede hacer más bien en Oriente Medio, o al menos hacer menos daño, reforzando sus lazos estratégicos con Turquía.

Siempre ha habido enormes peligros para Israel al acecho en Siria, un país fronterizo que es un actor importante en el conflicto entre Rusia e Irán. Pero Turquía tiene mucho peso en la región y quiere que haya menos influencia iraní en el país, donde ha realizado grandes operaciones militares en los últimos años.

Según Erim, “ambos países tienen mucho potencial para trabajar en Siria”. Esencialmente, “sus objetivos son los mismos”.

Además, Ankara ha tratado de arreglar las cosas con El Cairo, pero la capital egipcia desconfía de Ankara por el apoyo de los Hermanos Musulmanes al gobierno del país. Israel puede ser decisivo para ayudar a conseguir esa paz.

El aumento de la colaboración en Oriente Medio entre Turquía e Israel es algo positivo, pero eso no debería ir en detrimento de las sólidas relaciones de Jerusalén con Atenas y Nicosia. El descongelamiento de las relaciones entre Israel y Turquía en 2016 no impidió los esfuerzos de Ankara por fortalecer los lazos con sus rivales en el Mediterráneo, y no se espera que lo haga ahora.

Rivalidad a tres bandas

Israel, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos tienen el potencial de formar una importante relación trilateral.

Según Moran Zaga, especialista en el Golfo de la Universidad de Haifa, Turquía se opone tanto a Israel como a los Emiratos Árabes Unidos. Actúa como zona de amortiguación entre los países con políticas más moderadas y otros más radicales. Tener una buena relación con Turquía es crucial para la paz y la prosperidad de toda la región.

Abu Dhabi está dispuesto a dejar atrás el pasado con países de la región como su principal enemigo, Turquía, para que los Emiratos Árabes Unidos (EAU) puedan mantener su posición como centro mundial de comercio e inversión ante la incertidumbre.

En noviembre, el entonces príncipe heredero de Emiratos Árabes Unidos, Mohamed Bin Zayed, visitó Turquía para reunirse con Erdogan. Tras la cumbre, los dos países firmaron acuerdos comerciales, energéticos, tecnológicos, bancarios y de inversión por valor de miles de millones de dólares.

Según Zaga, “Turquía es una gran economía”, y añadió que “este vínculo triangular podría tener efectos importantes en la región”.

Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*