Lapid se convierte en primer ministro interino de Israel mientras el país se prepara para sus quintas elecciones

El ministro de Asuntos Exteriores israelí, Yair Lapid, asumió el papel de primer ministro interino del país después de que el parlamento israelí votara el jueves a favor de la disolución y fijara nuevas elecciones para el 1 de noviembre.

Lapid trabajó junto al ex primer ministro Naftali Bennett para formar el «gobierno del cambio», que derrocó a Benjamin Netanyahu el año pasado. Su coalición fue la más diversificada de la historia de Israel, uniendo a ocho partidos de izquierda, centro, derecha y, por primera vez, a un partido árabe islamista. Su denominador común era mantener al entonces primer ministro israelí Benjamin Netanyahu fuera del poder.

Sin embargo, su gobierno llegó a su fin un año después de su inicio, tras intensas luchas internas, una feroz resistencia de la alianza de Netanyahu en el parlamento y varias deserciones clave de los propios aliados de derechas de Bennett, que le acusaron de abandonar su ideología principal.

El parlamento israelí votó oficialmente su disolución el jueves tras meses de crisis política y desencadenó las quintas elecciones del país en tres años y medio.

Lapid no habló públicamente tras la votación, sino que visitó el monumento al Holocausto Yad Vashem de Israel.

«Inmediatamente después de la votación, fui a Yad Vashem para prometer a mi padre que siempre mantendré a Israel fuerte, capaz de defenderse y de asegurar la paz para sus hijos», dijo.

Ahora, Lapid se prepara para enfrentarse a un resurgido Netanyahu que busca recuperar su posición como primer ministro de Israel. Bennett anunció el miércoles que no se presentará a las próximas elecciones.

Netanyahu arremetió contra el gobierno saliente e instó a los israelíes a darle una victoria en noviembre.

«Prometieron un cambio, hablaron de curación, intentaron un experimento, y el experimento fracasó», dijo Netanyahu en un discurso ante el Parlamento antes de la votación del jueves. «Somos la única alternativa: un gobierno nacionalista fuerte, estable y responsable».

Tres sondeos de televisión distintos muestran que las dos facciones políticas rivales probablemente seguirán empatadas, al igual que en las cuatro elecciones anteriores, sin que ninguna de ellas reciba suficientes votos para obtener una mayoría de 61 escaños en el parlamento israelí de 120 plazas. Sin embargo, el bloque de Netanyahu parece estar en mejor posición que en 2021.

Mientras tanto, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, felicitó a Lapid por su nuevo papel como primer ministro interino de Israel.

«Felicidades a Yair Lapid, nuevo primer ministro de Israel, y gracias al primer ministro suplente Naftali Bennett por su amistad durante el último año. Espero verlos a ambos en julio para celebrar la inquebrantable asociación entre Estados Unidos e Israel», dijo Biden en un comunicado en Twitter.

Está previsto que el presidente Joe Biden visite Israel, la Autoridad Palestina y Arabia Saudita el próximo mes.

Compartir

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*